MOTIVACION LABORAL: TECNICAS ANTE LA CRISIS.

Según el INE, cada día del pasado año 1,3 millones de trabajadores no acudieron a sus puestos de trabajo. Muchos de ellos tenían una razón justificada para hacerlo, pero otra buena parte esconde detrás un problema de falta de motivación. El coste del absentismo que una empresa tiene que soportar por cada empleado es de 2.500 euros al año, por lo que éste se ha convertido en una de las principales preocupaciones de las compañías españolas, principalmente en esta época de crisis, cuando es difícil asumir sus costes.

Pero ¿el absentismo laboral ha disminuido con la crisis?, y por otra parte ¿los empleados que acuden a su trabajo lo hacen motivados?

La tasa de absentismo en nuestro país es del 5,35%, más alta que la media europea, que ronda el 4%. La principal causa es la enfermedad común, que también esconde la mayoría de las ausencias laborales no justificadas.

Sin personas en la organización comprometidas con el proyecto, no se alcanzarán los objetivos. Cada vez más, la gente no se siente comprometida con su empresa y viceversa. ¿Pero cuales podrían ser las causas? Y aun mas importante, ¿Cuáles podrían ser las técnicas de motivación hacia los empleados? y, ¿como convences a los empleados de que conviertan las dificultades en ventajas?

Muchos autores nos dan guías, pasos claves y tops de ideas sobre como conseguirlo pero realmente, no existen recetas mágicas. Como decía Ralph Waldo Emerson, “La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito”, y esto no lo consiguen las empresas con un “top five de soluciones”, es un proceso que requiere para empezar de bastante capacitación propia. Es cierto que los empresarios mejoran, para motivar a sus empleados, el salario, los incentivos o prestaciones, la seguridad o el plan de carrera. Sin embargo, “la mejor cura para la desmotivación es enfrentar la realidad” (Mora, C 1999, p. 5). No hay nada más efectivo y motivador que ser escuchado por tu superior. ¡La comunicación es clave!

“Las personas poseen una necesidad psicológica de triunfar en situaciones competitivas” (Lahey 1999, p. 423). Hemos de saber reforzarlo, creando situaciones que favorezcan la productividad y armonía de la empresa en equilibrio con lograr mantener la actitud positiva del trabajador. Sin una, no conseguiremos la otra.

Para aquellos que quieran mejorar su desempeño como líder de una compañía, “El arte de dirigir”, Ediciones Gestión 2000,  de Aélion Francois es buen comienzo.

Anuncios