CLIMA ORGANIZACIONAL: COMO AFRONTAR LA CRISIS.

“Las crisis” no distinguen entre grandes o pequeñas empresas y, en pleno clima de cambio, no sólo el más previsor es el que tiene más probabilidades de subsistir, sino también el que sepa evolucionar y adaptarse al mercado.

En España, la palabra crisis está íntimamente ligada a los planes de regulación de empleo, reducción de las cargas laborales o reestructuración de plantillas. Al final, el resultado es el mismo: despidos.

Para el 82% de las compañías nacionales, recortar su número de trabajadores es la primera, y en ocasiones la única, medida que adopta para superar la crisis.

Sin embargo, la experiencia demuestra que las empresas que sólo despiden, “sin introducir otros cambios más profundos, al final, tienen más pérdidas de lo que inicialmente esperaban”, asegura Rocío Bonet, profesora de Recursos Humanos de IE Business School.

A los despedidos se les recomienda que afonten su situación con la vista puesta en el retorno y a los responsables encargados de estos recortes, que nunca dejen de tener contacto con los trabajadores ya que cuando este superada la crisis, aumentará la plantilla y quien mejor para incorporarse de nuevo, que los trabajadores que ya conocen la empresa, aquellos en los que se ha invertido en su formación y han estado empleados por años.

Los recortes salariales no son la respuesta al cambio impuesto por la coyuntura, ni el mostrarse inflexible es la mejor solución para mantener el orden estructural, ya que lo único que producirá es la desmotivación y falta de creatividad de la plantilla y en consecuencia, bajara la productividad.

¿Por qué no oír al empleado? ¿Por qué no hacerle sentir mas participe del proyecto y de la situación de la empresa? A veces, estos tienen información muy valiosa y pueden ser una herramienta incluso más efectiva, para calmar el clima de incertidumbre que rodea el ambiente diario de una empresa inmersa un proceso de cambio.

Por otro lado, ese tiempo que nos obliga a estar desempleados, se debe invertir en formación, es decir, en especializarse aun mas como profesional. Se ha de estar preparado para volver a competir por un puesto de trabajo, máxime cuando en las entrevistas,  prima por encima de muchas cualidades, la proactividad y el ser una persona con perfil generalista.

Pensemos en aumentar nuestro talento, en mejorar nuestras competencias. Esta será nuestra mejor arma para volver, si cabe, con más fuerza.

Anuncios