¿Por que no mentir en un curriculum?

¿Por que no mentir en un curriculum?

El deseo de acceder a un puesto de trabajo, y mas en los tiempos que corren, hace que cada vez sean más los candidatos que sucumben a la tentación de mentir más de la cuenta en su currículum.

Pero ¿es algo tan extendido que llega a ser tolerado por los responsables de RRHH? Podemos decir, que sólo en el caso de que los “adornos” no distorsionen de forma sustancial la cualidad real de los aspirantes y su auténtica valía profesional, no son tenidos en cuenta por los entrevistadores profesionales. Muy distinto, es cuando estas mentiras son exageradas y buscan ofrecer una visión del candidato que no concuerda con la realidad. En estos casos, lo más habitual es que el seleccionador detecte la mentira y acabe por rechazar al candidato.
Los potenciales candidatos han de tener en cuenta, que  los responsables de la selección de personal son profesionales que a diario analizan centenas de currículum y realizan constantemente una gran cantidad de entrevistas y conocen a la perfección las exageraciones y mentiras mas habituales. ¿Pero Cuáles son?

  • Conocimiento de  idiomas: Es seguramente el punto donde se producen un mayor numero de  mentiras. Lo habitual es que se traten de atribuirse un nivel superior de conocimiento que la real, y muy puntualmente inventar por completo el conocimiento de uno de ellos. Es cada vez más habitual que  el entrevistador se dirija al candidato hablando en el idioma que dice conocer, o realicen pruebas de nivel para verificar dichos conocimientos.
  • Formación no realizada. No suelen darse en Estudios de importancia, sino principalmente en curso medianos, de dominio de herramientas informáticas y programas específicos. Son muy fáciles de detectar, ya que normalmente se suele solicitar diplomas y certificados que correspondan a la formación declarada, y si no se hiciera, quedaría palpable nuestra ignorancia en cuantos comencemos en el nuevo puesto de trabajo.
  • Exagerar las funciones desarrolladas en las anteriores empresas: Lo mas común, se encuentran por ejemplo en la indicación de experiencia en la dirección de equipos y personas, años de experiencia en determinadas materias o sectores o incluso en los grados de cumplimientos de objetivos. Su punto culminante lo encontramos en candidatos que aseguran haber trabajado en empresas que no lo han hecho, o incluso que no existen. Hoy en día la casi totalidad de Consultoras de selección y empresas de al menos tamaño medio, tienen como practica habitual la comprobación de referencias con llamadas a las anteriores empresas de los candidatos.

.

Como hemos comentado anteriormente, para un entrevistador, con cientos de entrevistas realizadas le es muy fácil detectar si un candidato miente. Basta con plantearle ciertas cuestiones para averiguar las incoherencias que existen en los datos que aportan. Cuando se descubre un engaño, la mayoría de seleccionadores elimina automáticamente al aspirante, ya que su credibilidad ha sido quebrada. Además el encontrarnos en la era de las tecnologías, se posibilita a las Consultoras de RRHH, seguir el rastro de la participación de los candidatos en redes sociales, comentarios en nuestros blogs, paginas Web, etc…

Pero también se da el caso contrario. Hoy en día, y acentuado por la crisis empiezan a detectarse el fenómeno de los aspirantes que omiten datos. Suele tratarse de personas con una media o alta cualificación que ante las pocas oportunidades de mercado en su sector o en su nivel funcional optan a puestos de trabajo de un nivel inferior. Por ello rediseñan su currículum a la medida del puesto que se ha ofertado, ocultando datos de su historial profesional.

En definitiva, a la hora de elaborar un currículo, es de suma importancia, ser fiel y sincero en nuestras habilidades y experiencias anteriores, coherentes con nosotros mismos en nuestros objetivos y finalidades profesionales y personales.

Pero todo esto no quiere decir, que tengamos que exponer en primera línea nuestros condicionantes y puntos débiles,  por lo que tenemos que evitar un exceso de sinceridad que puede ser un lastre para nuestro desarrollo profesional, las incoherencias y contradicciones de currículo, y en mentir en datos que son irrelevantes y no aportan nada a nuestro currículo. Por ello es imprescindible potenciar nuestros puntos fuertes destacando debidamente nuestras capacidades, valores y habilidades.

Anuncios